1/4/10

CON PAGINA


Perder el placer de estar sólo y no saber dónde...resonarse en la cabeza, pensar, hablar conmigo o escucharme solo, sola.

Ya no tengo burbuja, la pincharon sin querer esos ojos que ahora observan todo el tiempo, los mismos que se enamoraron, como yo, de eso que ahora ya no haces.

Quiero volver, pero de otra forma, a esa intimidad ahora compartida. Fuera de egoismos será entendida?

Cómo verse hermosa con la bata puesta al cerrar la puerta, convertida en uniforme de dulzura y hogar.
La estabilidad y rutina deseadas tanto tiempo, ahora me estancan y no logro salir sin quererlo. Deseo y consecuencia.

Compaginar. Llevarlo a la página, es lo que hago y lo dejé cuando empezó a entenderme, de a poco.
Ya no me mira aunque entienda, actúo fuera de peligro. Cobardía de ser.

Certeza de que es solamente un paso, un movimiento para que todo cambie...y ese es el miedo.

Primero palabra, después imagen. Siempre fué así, por qué en mi cabeza es al verés.

No quiero justificarme más.

"Yo sin Buenos Aires me siento otra. Y ya estoy demasiado vieja para sentirme otra", R. Bolaño.

1 comentario:

Elena Lechuga dijo...

Peligro viene de peligroso