11/4/08

JE SUIS PERDUE


Al igual que las cerillas, pierdo la cabeza cuando me encienden...
Última mente se me han prendido varias llamas a mi alrededor y logro entender a los pirómanos, porque el fuego es hermoso y tiembla, está vivo...y quedan días en los que la muerte pasa concreta y apunta.
Y otra vez rebalsan mis ojos de agua pero sin reacción racional, aún no puedo, la lógica se me pierde ante esa mujer que ama a los que yo y se los lleva...y todavía no se ponerle la zancadilla, en el intento soy yo la que resbala.
Y mientras una vida de fuego se apaga, otra se enciende, quizás es la mía y no me quemo.
Un alma encontrada en la distancia me sentencia, mediante el teclado latiendo: "Dejá de no sentirte".
Y tanto intento me agota y caigo al abandono y entonces surge un no sé que es.
No logro reconocer lo que es el amor y quizás sea porque a lo mejor nunca lo he conocido o a lo peor...
Hay mil ladrillos para construir mi castillo en el aire, pero tengo una piedra preciosa en mi casa real y ya ando pensando en el diseño del tejado. Si no conozco el principio como reconoceré el final.
Y lo que te quiero decir no sé en tu lengua...y es que me falta mucho lugar para estar siempre contigo y se me hace tan difícil cuidar mi tiempo para que me cuiden.
Lo que yo quiero es cuidar de tu sonrisa y que mis dedos y el agua resbalen por ella.
Te dejaré como eres, libre mirarte en mis ojos.
Invitación nocturna donde la mesa de al lado come lo mismo que yo hubiese pedido si tuviera voz, pero no lo hago porque mi boca te mira y sólo sabe escuchar.
Mis mujeres actúan en el sur que me agarra fuerte y el tiempo se detiene, sale afuera la risa y se levantan los aplausos y a mi me incomoda saludar por algo que disfruté. Aunque mis pies tengan frío, caminan descalzos por suelos de piedra, baldosas de piel.
Ya en casa, descubro que Gata habita celos de ver en la oscuridad alegría, compartió penas conmigo que ahora me extraña y ella. Aprendo una lengua nueva y ya no es tan. Camino por mi ciudad con ojos de turista y ya no es.
Mi piel se hizo de sastre y mi yo lo es sin espacio, mientras tus caricias buscan un orden que no alcanzo.
Lluvia transformada en tormenta, que se transforma en mí, que se transforma en ti y el sofá rojo, que se transforma en no saber, que se transforma en no pensar, que se transforma en sueño, que se transforma...
Sin miedo a que te vayas cuando no estas y se acuestan a mi lado la rareza y la maravilla de esta sensación y disfrutarla bajo las mantas...pero igual sigo esclava de mí misma por vivir con miedos que no quiero, aunque los años cumplan y no quiero, aunque sea mañana y no quiera, aunque ahora me vaya a dormir con un año menos y no pueda.
Tengo que conseguir otro par de zapatos...
Aún así siempre desearé buenas noches...siempre desearé.

5 comentarios:

Ignacio dijo...

Felicidades, Ignacio

Ignacio dijo...

No tenía tiempo más que para felicitarte.

Ahora con sosiego, no dejo de leerte y las lágrimas me mojan y la sonrisa me acaricia y las sensaciones de tus textos que no entiendo me esclavizan.

Tus letras blancas sobre fondo negro son sorbos de alcohol que necesito.

No pretendo nada más que disfrutar de tus pensamientos sin espejos y que estrenes zapatos cada noche y que seas feliz y que reconozcas el amor y que seas libre y que te sientas y ....

Ignacio

Anónimo dijo...

por notche con tigo, es mas facil apagar la lluvia que apagar la luz...Baisers de "mercis"

Kika... dijo...

Te he contestado en mi blog, pero te lo dejo también por aquí...

Qué honor! En el MySpace de Gato al ladito de ilustres comentaristas!

La verdad es que el show me encantó, todos estuvieron fantásticos y me pasaré a daros a todos un abrazo grande. Aunque me quedara sin tarta, prefiero tu cara de ilusión y alegría!

besos y magia,
K

cerillasGaribaldi dijo...

Yo si que estoy perdido como no me escribas un poquito...
El visitante Ignacio