7/3/08

LO MAS CERCA QUE PUEDO ESTAR DE EL ES EL METRO

De ilusiones tambien se vive...A mi misma me lo digo para saber que sigo viva, a veces se me olvida.

Todo es una cuestión de conceptos malinterpretados...Apoyo a Goya en la barra, mientras se dispara el flash de las cámaras me encuentro al otro lado, soy la que te pone la copa para emborrachar tu éxito.

La vida se me va de las manos como jugando con la arena y en Madrid no hay mar y no dejo de buscarlo y me estoy cansando de no encontrar...



Mi moto está sin seguro y en esta ciudad no se puede caminar así, mientras en otras no hace falta ni casco, es una locura, lo se, pero se vive, se camina inseguro y vivo.
Cómo controlar hoy el llanto, las ganas, la risa vital, el humo que te tiro y no te llega en forma de bexo, a través de la pantalla...este tocar sin piel, esta amistad que sabe, que me toca y no me suelta, que se traduce por mensajes, por teclado, por micrófonos y sigue ahí...la distancia se acorta, el puente que cruzo me lleva a vosotras incondicionales...no puedo de tanto querer.

Estamos dormidos, llenos de polvo blanco.
Me enamoro casi sin darme cuenta, con la misma rapidez que sé que todo es imposible entre nosotros, y aún así, continúo. Nací cabra y a veces loca.
Creía que a este dolor ya me había acostumbrado a olvidar...pero parece que no.
Tan difícil es que exista alguien que me venga a buscar para poder entregarle mi sonrisa y me consuele por las lágrimas que no derramaré.

Detecto al que arde por confesar y entonces...le ofrezco mi oreja, pero...no serán los otros quienes reconocen en mí a la oreja que les hace falta? Creo que me estoy quedando sorda de tantos lamentos en vano. Perdido ese discreto encanto de la tontería, usar la infancia para que te compren...Está tan usada que aún existen peterpanes que se las comen dobladas.

Quiero que lo infrecuente deje de serlo, que esta rareza mía sea común y poder identificarme en otras almas diarias.
Hoy te llamo porque extraño tu canción y en tu voz se calma el viento. No me saques de tus días tan pronto y así será, así verás, que alguna vez, cuidaré de tu sonrisa. Sin ti la noche anda loca, buscando al sol, pensando en vos. Riego 9 macetas esperando que me eches a tierra. Y así te amaré...un día con sol destrozaré tu jardín con mis tacones rojos, y me odiarás y no entenderás nada. Pero una noche de lluvia, cuando nazca una mala hierba de ese caos, volverás a mirarte en mis ojos y crecerá una flor donde antes no había nada, esa es mi forma, mi huella de tacón, mi yo misma tras un pisotón.
Y en el fondo pienso que tu acto de amor fue justo, aquel pequeño dolor a cambio de tanta belleza, no lo cambio.

Solo estáis dispuestos a beber hasta ser capaces de reír, ser felices a ratos, por momentos. Explicarme como se hace, aprendo rápido, cómo se puede amar a veces, como darlo todo sólo a poco, como poder quitar la mano cuando no te piden, abrir el alma solo en un horario...quiero aprender.
Porque creo que ya no me puedo desilusionar más, se me van cada vez que abro las puertas y vuelvo a mirar y a sonreír y a creer...otro día más de esa pared que se quiere estrellar contra mí, que no quiero darme cuenta y sigo corriendo a contra corriente...pero las fuerzas se agotan y pasan los años y creo cada vez menos y menos me ilusiono. A esto se llama crecer?

Hay miedo en el ambiente a mirarse a los ojos, a que te sonrían y por que si a lo mejor, cae una caricia, un abrazo, un bexo, un signo de cariño...en cambio estamos preparados a que nos golpeen, dispuestos a devolverla, a luchar, a romper con lo que haga falta mientras no me frenen...y a veces lo mejor es cuando se cruza algo en tu camino y las baldosas amarillas se ven con otros ojos.

Mis zapatos siguen brillando y hace mucho que no los golpeo 3 veces, quizá aún funcione.
Ni tengo aliento para pedirte aliento para pedirle a mis pies que se muevan.

4 comentarios:

Ignacio dijo...

Querida Xarlota:

Muchas gracias por actualizar. Todo lo que nos cuentas nos llena de preocupación y de esperanza.

Nos preocupa que no encuentres a tu príncipe, ya que ciego, sordo, cobarde y tonto es muy difícil que él te encuentre a ti. Intenta hacer un esfuerzo para golpear tus brillantes zapatos una vez más.

Nos llena de esperanza que siga habiendo vida por ahí, que se derroche el amor y que no aceptes la mediocridad ni las medias tintas. En fin, que quieras todo.

Y todo lo conseguirás.

El único remedio para crecer es la paciencia y la impaciencia es la que nos lleva a beber. Por eso no estamos borrachos todo el día, sólo cuando se nos agota la paciencia.

Lamentamos no poder ofrecerte el mar, nosotros mismos lo necesitamos pero la ciudad invisible no existe, y Madrid y mar es una utopía.

Los que te leemos deseamos que seas locamente amada y que sigas caminando y mirando todo con ojos nuevos.

Esperando que vivas cada segundo sin que se te escape entre la manos, te saluda Ignacio.

PD: que el Fénix te traiga un seguro para la Vespa.

Ignacio dijo...

Un placer tu enlace, el absorto Ignacio.

Kika... dijo...

Me ha encantado este post... te voy a dejar mis zapatos mágicos y la varita, sé que todo va a ir bien aunque cueste...

... y por cierto, una vez tuve también a Goya en las manos (era el de mejor dirección de producción por "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto"), me saqué una foto y soñé un miinuto que me lo daban por mejor guión...

... supongo que de ilusiones también se vive...

besos y magia,
K

Kika... dijo...

(jooo, me lo ha borrado, a ver si me acuerdo...)

Decía que todo llega, aunque cueste, y sé que a ti te va a llegar, y decía también que me ha encantado este post, que te presto los chapines de rubíes (esos zapatos mágicos de "El Mago de Oz") y la varita...

... y además, la coincidencia. Yo también tuve a Goya en mis manos (era el de Mejor dirección de producción por "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto"), y soñe por un minuto que me lo daban al mejor guión, o al mejor vestuario, o a saber....

Así que yo te doy el Goya al mejor post. Y que venga la Academia a decirme lo contrario, que se van a enterar...

:)

besos y magia,
K