2/10/07

CON PARTIR


Intentando mantener esta loca cordura de sentirme cada día una cosa diferente y mantenerme de alguna esencia...
Ayer al salir de casa me encontré de golpe con Buenos Aires, tras el impacto continúo caminando. Con la lluvia que cala mi estado, esforzandome por sonreir, por poder tomar aire y seguir...Tras escuchar a un maestro hablar de otro maestro. Imploxionandome.
Preguntándome porque el ser humano necesita nuevos lazos para después extrañar. Vuelvo a casa de una noche que no esperaba, de miradas de deseo, de risas, de placeres drogados, rostros cortados y hermandades hiperactivas. Descubro que aquí también hay pájaros que cantan de madrugada. Gatu me mira y recordamos ambas a casa. Las dos aún nos golpeamos por la ansiedad del juego, no coordinamos bien.
A la mañana siguiente continúa lloviendo pero ahora dentro de casa, tengo una casacada que me relaja y me dibuja sonrisas, como mi ángel bailarina de Madrid. Me mojo los pies que se acaban de levantar. Y parto. Tenía una cita y me partí. Con solo ponerme las manos encima, con solo aún sentir, con solo sacar la palabra, con solo abrirme cerrándome el cuerpo...Saco, lloro, vivo...Sentir una paz tan de golpe me hace temblar la mandíbula. Como cuando mi gata ve un pájaro...ver que está al alcance, que se mueve y que hay algo aún que está vivo.

1 comentario:

Ulysses dijo...

hola: interesante historia
Saludos