26/8/08

JARDINERIA HUMANA


La gente se va 30 días de vacaciones porque ha vivido 335 días de espanto. si no, nadie se iría de vacaciones. Lo mismo pasa con los fines de semana. Se suelen marchar "a otra parte" lejos de su casa y de su trabajo los fines de semana los que han vivido una semana de mierda en su propia casa y en sus trabajos. Si tú vives una semana agradable, no tienes por qué irte a ninguna parte a pasar el fin de semana y mucho menos lejos de tu casa. Y si has vivido un año apasionante, ¿adónde demonios es que te vas en agosto?
Rodrigo García

2 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

'Las Verdes Praderas' explicaba el sinsentido de los fines de semana. Alfredo Landa, apoteósico, nos regaló su memorable: "Strong, strong....¡gilipollas!"

En cambio, el verano nos trajo el idilio más gomoso del celuloide, el de Danny Zucko y Sandy Olsson, que dio paso a una historia de capuletos y montescos que todos llevamos en nuestro corazón adolescente.

En cualquier caso, si no hubiera veraneo, nos hubiéramos perdido los irrepetibles diálogos de Pauline y Marion en 'Pauline a la Plage' y las maravillosas canciones de Pauline en la Playa, herederas del título de Rohmer.

Y lo mejor de todo el verano es la melancolía que nos llena cuando toca su final. Vuestra Jardinería Humana me obliga a pensar, cuando sólo busco emborracharme de liviandad y melancolía.

Te mando besos desde el verano imposible, que nos trajo estrellas fugaces y calor humano de desconocidos capaces de romper nuestra burbuja invernal y burguesa.

Sólo deseo que tu año siga siendo apasionante, Ignacio

cerillasGaribaldi dijo...

Me tienes muerto, pero... te sigues dentro de mí.